¿Qué Ventajas tiene la Cocción Sous Vide?

Cocinar sous vide en casa tiene muchísimas ventajas. A nivel gastronómico, desarrollaremos texturas, sabores y mantendremos los micronutrientes de los alimentos. Comeremos más sano, planificaremos mejor las dietas y cocinaremos platos como auténticos profesionales. Aunque la cocina no sea nuestro fuerte.

Propiedades de los Alimentos

Aprender a cocinar no es sencillo y aunque solemos tener influencia familiar. Lo más habitual es aprender a base de ensayo y error. Repetimos una receta cientos de veces. Aprendemos de los fallos y perfeccionamos la técnica hasta lograr un plato del que nos sentimos orgullosos. Ese es el proceso habitual que seguimos si somos amateur y no hemos pasado por una escuela de cocina. La técnica sous vide es un buen atajo en el aprendizaje, debido a todos estos motivos:

Propiedades Nutricionales

Al no someter a los alimentos a temperaturas extremas, la cocina a baja temperatura logra conservar multitud de vitaminas y aminoácidos. Habitualmente, estas propiedades las perderíamos a altas temperaturas, como una cocción normal o una fritura. También se evita la oxidación gracias al vacío, por lo que vitaminas y minerales quedan intactos.

Sabor y Textura

El resultado de un alimento cocinado a baja temperatura es siempre tierno. Las fibras de los alimentos suelen soltarse, por lo que podemos transformar cortes de carne duros y secos en platos muy tiernos y melosos gracias a esta técnica.

Por otro lado, el vacío va a potenciar el sabor de nuestros alimentos. Al no existir evaporación, no hay tampoco pérdida de sabor. Al no existir una gran deshidratación, los jugos de los alimentos (como la carne) quedan retenidos, aumentando significativamente su gusto.

Precisión y Sencillez

Cuando cocinamos en una plancha o una freidora, solemos cometer errores. Algunos de estos fallos se producen por no tener suficiente experiencia. Otras veces se debe a no tener el equipamiento adecuado para clavar una receta (como un termómetro o una sonda). A baja temperatura tendremos un control más exhaustivo y será difícil pasarse de cocción.

Hasta el usuario con menos experiencia en la cocina puede lograr un plato digno de un profesional. Simplemente tiene que seguir los pasos de una buena receta.

Consistencia

Se te rompe tu sartén favorita, compras otra y… tienes que pillarle el punto a la nueva. Estás en casa de unos amigos, les prometes que les vas a hacer una receta que les encanta y… en su horno no te sale igual que en casa. O ellos usan inducción y tú, que tienes fogón tradicional, te sientes un novato delante de esa vitrocerámica.

Cocinando con la técnica sous vide eso no ocurre. Da igual que cocinemos con nuestro roner Anova o con el KitchenBoss de una amiga. No requiere un proceso de adaptación a un producto nuevo como sí ocurre con cualquier otro electrodoméstico. Repetir una misma receta, con una misma temperatura y el mismo número de minutos nos va a producir el mismo resultado.

Organización, Limpieza y Ahorro

Vivimos en un mundo en el que un solo minuto vale oro. Nos ha tocado vivir en una era muy ajetreada y cocinar supone a veces un gasto de tiempo. No queremos tener que estar pendiente del fuego en todo momento. Eso nos anima a veces a comer precocinados y otras soluciones poco saludables.

La técnica Sous Vide aporta la sencillez de un horno, pero con mucho menos consumo energético y teniendo que prestarle menos atención aún. Es simplemente preparar y envasar los alimentos y sus respectivos marinados, sellar, colocar en el agua y olvidarte de ello hasta la hora de comer. Llegado el momento, simplemente tendrás que servir tu comida en el plato.

Tampoco tendrás que perder tiempo en fregar sartenes ni ollas. Al cocinar en agua y no tener esta contacto con los alimentos, ni siquiera tendrás que emplear tiempo en limpiar el recipiente cada vez que cocines en él.

Comparte en tus Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn