Cómo Planificar y Optimizar Recursos en la Cocina Sous Vide

Si has curioseado el blog o simplemente tienes ya conocimientos sobre sous vide, seguramente sepas ya que esta técnica nos aporta múltiples beneficios, como el ahorro de tiempo, de energía o incluso nos permite comer elaboraciones más sanas sin apenas esfuerzo.

Conociendo estos puntos, podemos profundizar mucho más y hacer que esta técnica de cocina prácticamente trabaje para nosotros. Simplemente deberemos conocer estos trucos y aplicarlos para ahorrar tiempo, energía, esfuerzo y por último, mucho dinero.

Planificación, el pilar fundamental del Sous Vide

La parte más importante de la cocción sous vide es la planificación. Si invertimos un poco de nuestro tiempo en pensar qué vamos a comer, incluso a nivel semanal, ganaremos mucho tiempo.

Debemos tener claro qué vamos a comer cada día y a qué hora hay que introducir los alimentos en el cocedor para tener lista la comida o la cena para simplemente sentarnos a la mesa a comer. Para ello deberíamos haber hecho la compra con antelación, entre otros preparativos.

Cómo ahorrar dinero en comida cocinando Sous Vide

Si tienes un roner, un horno sous vide y la posibilidad de comprar en una superficie mayorista o venta de grandes volúmenes, puedes ahorrar mucho dinero al mes.

Para ello, deberías comprar alimentos en lotes más grandes que lo que se suele comprar en un supermercado. Hecho este primer paso, emplearíamos algo de tiempo en preparar todas las bolsas de vacío que vamos a consumir en el futuro y proceder a congelarlas.

Introduciríamos los alimentos en las bolsas tal y como nos indicarían las diferentes recetas, solo que en lugar de meter la bolsa en el baño sous vide, las mandaríamos al congelador. A la hora de consumir, hay dos estrategias diferentes que podemos seguir.

  • Para carnes y cocciones muy precisas y cortas descongelaríamos la bolsa en nuestra nevera la noche anterior a la fecha en la que vamos a cocinar y consumir el producto. De esta forma garantizaremos que la receta siga funcionando sin problemas.
  • Para guisos, verduras e incluso carnes como la de pollo que se comen totalmente cocinadas, puedes partir directamente de la bolsa congelada.

    Simplemente alargaremos la cocción unos 5 o 10 minutos o simplemente colocaremos la bolsa a la vez que el agua va precalentándose para ir ganándole unos minutos al tiempo de cocción.

Gracias a estos trucos puedes planificar muchísimas comidas. Ahorrarás tiempo en la preparación de las bolsas (puesto que no tendrás que cortar los ingredientes, sacar la envasadora, sellar las bolsas…) en cada cocción, sino que emplearemos aproximadamente una hora o hora y media cada cierto tiempo y nos servirá para múltiples días.

Por último, ahorraremos dinero aprovechando un poco la economía de escala. Si no tienes acceso a un mayorista, puedes simplemente aprovechar las ofertas cuando tu supermercado o vendedor de confianza las establezca e igualmente, comprar grandes cantidades para obtener así un ahorro.

Aprovecha el calor empalmando elaboraciones

Del mismo modo que puedes ahorrar tiempo y dinero preparando bolsas sous vide y congelándolas, también puedes aprovechar y cocinar dos productos a la vez si éstos se cocinan a la misma temperatura.

Al cocinar al vacío, éstos no tendrán ningún problema si se cocinan en la misma olla o cubeta de agua. Buscaremos alimentos que se cocinen a temperaturas similares y cocinaremos simultáneamente las raciones. Con la elaboración que no vayamos a comer inmediatamente, procederemos a cortar su cocción rápidamente con agua fría sin abrir la bolsa y procederemos a refrigerar en nuestra nevera durante un par de días, por ejemplo.

Realiza cocciones largas por las noches o incluso cuando estés unas horas fuera de casa

Hay cortes grandes, como el lomo de cerdo, algunos cortes de ternera o el famoso pulled pork que requieren muchas horas de cocción. Pasa lo mismo con el yogur. Sin embargo, estas elaboraciones nos permiten comer durante muchos días (el cerdo deshilachado por ejemplo se puede congelar en raciones y comer poco a poco durante bastante tiempo, como te explicamos en nuestra receta).

Por tanto, la inversión de tiempo dividida entre la cantidad de raciones que produzcamos será realmente beneficiosa a nuestro favor. Para hacer este truco simplemente deberíamos plantear seriamente comprar una cubeta. En las cubetas de plástico con tapa, la eficiencia térmica es superior y se desprende menos vapor, por lo que no tendremos que estar pendientes del roner para rellenar de agua en caso de que la vayamos perdiendo debido a la evaporación.

Gracias a todos estos tips, podrás disfrutar aún más de la cocina sous vide. Amortizarás rápidamente tu dispositivo de cocina, ganarás tiempo que podrás emplear en otras cosas más importantes para ti o tu familia y comerás sano y equilibrado sin tener que dedicar horas en la cocina, ya sea cocinando activamente o limpiando utensilios.

Comparte en tus Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn