Enfría rápidamente tus elaboraciones gracias a tu envasadora al vacío

A veces en la cocina necesitamos bajar algo de temperatura rápidamente. Desafortunadamente, todavía no hemos inventado algo así como lo contrario a un microondas, por lo que toca esperar incluso si metemos nuestra elaboración en la nevera.

Aunque en hostelería este problema sí está resuelto (con los abatidores, unos enormes armarios que sirven precisamente para enfriar alimentos a gran velocidad), en casa a veces puede ser todo un suplicio tener que esperar a que algo se enfríe. Más aún si estamos en verano. Y especialmente si es una receta muy técnica que requiere una temperatura específica, como la receta del yogur en sous vide. Hoy aprenderemos un truco muy sencillo que podemos hacer si tenemos una envasadora.

Cómo utilizar una envasadora para enfriar comida rápidamente

  1. Primero de todo, necesitas hacer cubitos de hielo, ya que envasar agua al vacío sería complicarse demasiado la vida. Más que cubitos, lo recomendable es hacer un bloque grande de hielo. Utiliza un tupper de plástico, por ejemplo. Asegúrate de que el hielo que vas a hacer quepa en una bolsa de vacío. No es necesario que tenga una forma perfecta, puedes incluso hacer un hielo enorme y cortarlo con un cuchillo de sierra y un martillo.
  2. Una vez tengas el bloque, crea una bolsa de vacío. Utiliza un rollo, no una bolsa tipo zip. Séllala dos veces, para evitar que si en algún momento hay una fuga, el agua no salga de la bolsa.
  3. Introduce el bloque de hielo dentro de la bolsa. Haz vacío y sella la bolsa por el otro extremo también dos veces. Asegúrate de dejar suficiente plástico para tener espacio y que los dos sellados no se pisen.
  4. Coloca de nuevo tu hielo al vacío en el congelador.

Cómo utilizar una bolsa de hielo al vacío para hacer un “Baño María Inverso”

Llegó el momento. Siguiendo el ejemplo de antes, estás cocinando yogur y tienes la leche a 82ºC. Necesitas bajarlo a 43ºC y la operación puede tardar más de 40 minutos perfectamente si simplemente esperamos. Hora del baño maría inverso:

  1. Saca la bolsa de vacío con el hielo del congelador.
  2. Introdúcela en un bol con agua fría.
  3. Coloca lo que quieres enfriar en otro bol y colócalo sobre el bol con agua fría.
  4. El hielo se derretirá y nuestra elaboración irá reduciendo su temperatura rápidamente.
  5. Una vez acabemos, volvemos a colocar nuestra bolsa en el congelador.

Conclusiones

Utilizar una bolsa de vacío para hacer un “hielo infinito” puede ser realmente útil. Evitaremos gastar cubitos de hielo y tendremos una herramienta que si en algún momento se rompiera, soltará únicamente agua, por lo que no sería peligroso ni tóxico.

Utilizar un bloque grande de hielo en lugar de cubitos es más práctico, ya que el vacío será más perfecto y no quedará nada de aire. Podemos reutilizar esta bolsa muchas veces. Podemos incluso hacer las que vayamos a necesitar e incluso compartirlas con amigos y familiares para hacer más llevaderos los tiempos de reposo en la cocina.

Comparte en tus Redes Sociales:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn